In Conflictos Emocionales

Muy buenos días hoy me gustaría hablaros de algo que desde este confinamiento ha empezado a ser más y más real, la existencia en la vida de muchas personas de este conflicto, no pretendo decir con ello que antes no estuviera o no existiera, sí que a raíz de esta situación que para algunas personas representa una crisis, se ha incentivado en muchas vivencias personales, este conflicto que afecta según los expertos a casi el 50% de la población.

Me refiero al conflicto de acción, y “¿qué es eso del conflicto de acción?”, posiblemente me preguntes… Cuando hablamos del conflicto en acción o acción interrumpida nos referimos a esas personas qué son buenas tal vez ideando, imaginando, que son buenas estructurando, tomando conciencia…, pero finalmente la acción del materializar, el traer al presente y construir esa decisión que has tomado le resulta casi imposible.

El conflicto según la biodesprogramación

Según la Biodesprogramación Evolutiva, Biodescodificación, Bioneuroemoción, PNL, Coaching y más y más disciplinas este conflicto es el responsable de qué cientos de personas, valga la redundancia, no logren pasar a la acción y materializar en su vida aquellos planes, estructuras, ideas o cambios que saben que le son beneficiosos.
Me gustaría abordar en esta ocasión este conflicto de inacción desde múltiples líneas o disciplinas:
Según el coaching y la PNL la ausencia de acción en la vida es el bloqueo más importante que existe pues el cambio en tu vida se basa según estas disciplinas en únicamente hacer lo que elijamos hacer a mí me gusta mucho una frase que solemos decir en coaching: “si tienes miedo hazlo, aunque sea con miedo”, este planteamiento del coaching nos dice que la idea principal o la estrategia principal consigue consiste en que la persona realice cambios sean los que sean proviene y proviene de uno de las enseñanzas del célebre Milton Erickson que nos decía que para que una persona mejore su vida, no tiene que hacer grandes cambios, simplemente tiene que hacer pequeños cambios sean cuales sean y el movimiento aparece en la vida de esa persona. Para Milton la cadena del desmoronamiento de una persona se basaba en que somos como una gran montaña llena de nieve y que no hace falta una gran piedra para que todo se desmorone, sino lanzar varias pequeñas piedras (aquello que si podemos hacer), para que se produzca el desmoronamiento de aquello que ya no nos es de utilidad.

Necesidad de generar acción

De esta forma se produce el desbloqueo del estado estático o estancado, como ya hemos dicho está estrategia proviene de Milton Erickson quién en su modelo ericksoniano define claramente la necesidad de generar en el cliente o paciente la acción por pequeña que sea en cualquier aspecto de su vida independientemente del resultado que se obtenga pues según Milton si la persona comienza a moverse en un aspecto de su vida realizando un cambio que le sea posible realizar continuará realizando cambios en las otras tareas que hasta ahora le eran más dificultosas. Por ello en PNL y coaching que en gran medida se basa entre otros muchos en las enseñanzas de Milton Erickson la fórmula es hacer a la persona las preguntas y de esta forma que ella misma pueda realizar los ajustes interiores para qué pueda para cambiar esta situación y sentirse capacitado para realizar dichos cambios, forzando de esta forma tanto al consciente como al inconsciente a realizar y activar los procesos deseados.

El proceso del nacimiento

En otras disciplinas como son las Biodesprogramación Evolutiva, Biodescodificación, hipnosis… El conflicto de no acción, o no paso a la acción nos habla de un bloqueo en el proceso de nacimiento te impide a la persona realizar por sí misma decisiones, pues a nivel inconsciente si el proceso de nacimiento ha sido traumático o no ha podido llevarse a cabo, por ejemplo, por nacer con vueltas de cordón, la persona llevaría a nivel inconsciente la impronta de no puedo o no debo tomar la acción. Esto también puede pasar en casos de nacimiento por cesárea donde es peligrosa la acción o como hemos dicho en el caso de vueltas de cordón… en este último caso el feto cuando inicia el proceso de nacimiento se encuentra con la asfixia y la muerte por dichas vueltas de cordón, esto independientemente de que el médico o matrón resuelvan esta dificultad queda como una impronta en el inconsciente del feto que posteriormente se convertirá en el hombre o mujer que no sabe materializar la acción.

También a nivel de constelaciones familiares podemos hablar de procesos en los que se han bloqueado o cortado la acción cuando no estamos en nuestro lugar y no respetamos las leyes del orden del amor que Hellinger nos entregó, pues aparece una desconexión del impulso vital o impulso de vida que recibimos de nuestros padres cuando dichas leyes están en contradicción. Principalmente me refiero a la ley de pertenencia, pues si una persona siente no pertenecer a su sistema familiar no tendrá la fuerza heredada de dicho sistema que le impulsa, le apoya y le aporta seguridad para completar y llevar a cabo cada una de las decisiones de su vida.

Desde otras disciplinas como la inteligencia emocional, pensamiento positivo y otras formas de pensamiento similares se observa este obstáculo como la gran dificultad a vencer, pues retrasa y bloquea todo el pensamiento positivo y el movimiento que se intenta generar de tal forma que se machaca el esfuerzo y el hábito de entrar a la acción.
Si lo abordamos desde el Transgeneracional, estaríamos haciendo referencia posiblemente a un Yaciente o a meternos en la cripta, del cual ya hemos hablado en otros artículos en este blog y te invito a leerlos.

Un esfuerzo que puede ser pequeño, puede cambiar mucho

En definitiva, todas estas y otras disciplinas nos dicen lo mismo, por mucho que sanemos, proyectemos y co-creemos… si no alargas la mano para coger la oportunidad, si no te levantas del sofá y pasas a la acción, de nada habrá servido, es por ello que te insisto, en la necesidad de pasar a la acción, aunque cueste. Pasar a la acción con un paso, aunque sea pequeño, como decía un buen amigo escritor, si hoy no consigo escribir un capítulo de mi libro por lo menos enciendo el ordenador, pongo la fecha y escribo un párrafo. De esta forma lo que le transmitimos a nuestro cerebro inconsciente no es el hábito de posponer y procrastinar, NO. Lo que le decimos a nuestro cerebro es: “Hoy hago todo lo que puedo y me siento feliz”.
De esta forma también evitamos entrar en el rol de víctima, generamos un hábito saludable y nos empoderamos ante nuestros días duros y difíciles.
Lo importante, me repito, es entender que, si no entras a la acción, nada cambiará y eso más allá de conflictos, creencias, hábitos, consciente e inconsciente… es tu responsabilidad y es tu poder para crear el mundo que deseas.
Ahora me gustaría darte alguna pauta para entrar a la acción y romper ese patrón, y para ello voy a enfocarlo en dos estrategias que en este caso te recomiendo seguir:

  • Liberarnos del bloqueo inconsciente:
    Primero quiero que imagines que justo detrás de ti existe una versión de ti mismo, es decir, una memoria inconsciente o un patrón mental (mecanismos de supervivencia), para el que es de extrema importancia que tu no pases a la acción, tan importante como que para que esa parte es peligro de muerte… Esta parte no se va a rendir por mucho que tu insistas, pues su misión es protegerte de lo que él cree que es peligroso y nada de lo que digas o hagas le hará cambiar de opinión, o eso se cree él, aquí la herramienta más poderosa que tenemos es entender a esa parte, y eso es lo que hacemos en consulta en esta fase, n este caso simplemente te invito a que aceptes que te intenta proteger y que en vez de tirar o empujar, como solemos hacer, te imagines a esa parte detrás de ti y girándote la abraces…, si lo digo en serio, que te gires y la abraces físicamente, agradeciéndole por todo su labor y su gran esfuerzo, también sería importante darle permiso para que descanse y que tú que ya eres adulto y está cualificado te haces cargo de la protección. Una vez que le hemos agradecido y hemos logrado que nos suelte desde nuestro poder personal y no desde nuestro enfado, es el momento del segundo ejercicio.
  • Generar el impulso de acción: Para ello te voy a recomendar un ejercicio de Pnl y Coaching simplificado: Te invito a que imagines dos espacios en el suelo, pueden ser baldosas, por ejemplo, en la primera vas a proyectar tu actual estado de inacción y me gustaría que una vez lo hayas proyectado te pongas en esa baldosa y cerrando los ojos sientas esa realidad, y te permitas ser consciente de los pros y contras, de los beneficios y dificultades que esta forma de vivir implica. Una vez hecho salimos de ese lugar y proyectamos el estado de acción en tu vida que quieres lograr, dedicando unos minutos a cada detalle del mismo para cuando estés listo entrar a ese espacio, sintiendo tu cuerpo, tu bienestar o malestar, las sensaciones de tu cuerpo, las ventajas y desventajas, pros y contras… Una vez hecho salimos y decidimos de qué forma queremos vivir… Según esa elección entraras en el primer estado y decidirás que ahora te quedas en el o con plena conciencia y sentir el deseo del cambio y desde ese deseo dar en un único paso, el paso, valga la redundancia, hacia el segundo estado, el de la acción.

Este ejercicio puede resultar tal vez un poco ridículo, mas es muy poderoso pues estas hablando el lenguaje de tu inconsciente y desde este acto simbólico que no es más que el inicio de una decisión que deberás mantener en tu vida le dices a tu cerebro, a la vida, a tu todo tu mundo. YA, se acabó, ahora entro a la acción, retomo las riendas de mi vida y de mi destino.
Te prometo por propia experiencia que puede que te sorprendan los resultados de un ejercicio tan sencillo.
Esto por supuesto es solo un punto de acción y según el caso puede que necesites un acompañamiento terapéutico para lograr mantenerlo en tu vida y resolver esos conflictos y dificultades.
La vida es tomar decisiones, desde el momento en el que nos levantamos hasta que volvemos a dormir en esa “petite mort” y lo mismo ocurre con la vida de forma global… el propio acto de nacer es una decisión inconsciente que toma el feto (para más información puedes leer los artículos Dime cómo has nacido y te cuento cómo vives y Dime cómo has nacido y te cuento cómo vives II ), y después de oír esto lo mismo entiendes algunas cosas, jejeje… hasta que por fin nos rendimos a seguir viviendo y nuestro cuerpo con nosotros acepta la decisión y se apaga, ya sea con enfermedad o no…
En algunas ocasiones esas decisiones son fáciles y sencillas, ¿Qué ropa me pongo hoy? ¿Qué preparo de comida?… (“¿y esas son las sencillas?, yo ya me agoto con pensar que preparar todos los días” ??), y otras veces son más complicadas ¿a qué voy a dedicar mi vida? ¿me caso con tal o cual persona…? ¿es el momento para tener hijos…? Sea de uno u otro tipo el pensamiento y la emoción que nos bloquea suele ser similar, suele existir una duda o incluso miedo, de si estaremos haciendo lo correcto, será la opción adecuada, nos saldrá bien… Es decir, nos estamos proyectando hacia un futuro queriendo saber el resultado, en definitiva, es como comprar la lotería y que el vendedor te diga que ese es el número premiado… ojalá se pudiera, ¿verdad?, pero es poco probable. Pues le cuento que en este caso sí que es posible.

Entrando en acción, siempre ganas

Si no actúas es seguro que no te va a tocar, en cambio, si entras a la acción siempre, repito, siempre ganas, puede que toque el premio gordo, todo lo que deseas o puede que solo la mitad o que aprendas que camino no te lleva al éxito como decía Edison a aquel periodista que le dijo que había fracasado 200 veces y este le indico que solo había descubierto 200 formas para no fabricar una bombilla. En el coaching se dice que “si no funciona prueba otra cosa” Milton Erickson, siempre sigue adelante, siempre continua, se un aprendiz de la vida y cuando la vida te de un golpe: lámete las heridas, levántate, observa que puedes aprender para hacerlo mejor esta vez y sigue adelante… Volviendo a citar a otro de los grandes, Napoleón Hill repite una y otra vez en su libro Piense y hágase rico, que el único motivo para el fracaso es que la persona se rindió justo antes de triunfar, yo añadiría que dejo de aprender antes de lograrlo…

Por ello te digo:

  1. Para y observa cuál es tu sueño, tu meta u objetivo.
  2. Se consciente de tu situación actual, es decir, donde estas.
  3. Traza una ruta.
  4. Desarrolla estrategias para resolver las dificultades que te vas encontrando.
  5. Cada vez que no puedas, vuelve a parar y hazlo diferente.
  6. Y por último y tal vez lo más importante. Olvida todo esto y fluye.
Entradas Recientes
Comments
  • Avatar
    Angelica Varela
    Responder

    Realmente este es mi caso real. No puedo , aunque lo intento, decidirme a seguir escribiendo un libro sobre mi historia personal con un perro que cambio.mi vida. Me cuesta hasta leer lo que llevo escrito. Pero justo ayer me puse a leerlo y me prometi, como tantas veces seguir escribiendo
    . Gracias

Dejar un comentario

Contacta

Haznos llegar tus dudas y consultas

¿No se puede leer? Cambiar texto captcha txt
0

Start typing and press Enter to search

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Send this to a friend