In Creciendo hacia tu interior

Esta mañana mientras ojeaba un poco las redes sociales ha llegado a mí un post de Joe Dispenza que me ha recordado este tema del que hasta ahora no creo haber hablado con vosotros, después colgare parte del post original qué cómo suelen ser los de Dispenza siempre es acertado y con una gran sabiduría, por ahora os toca quedaros con lo mucho o poco que os pueda aportar yo jejeje

 

Desde el Coaching, la PNL, la Inteligencia emocional, etcéteras se nos suele incitar y pedir que aprendamos a evitar la reacción y generar una respuesta ante los eventos que ocurran en nuestra vida.

Cuando hablo de reaccionar me refiero a esa respuesta inmediata e inconsciente qué surge a veces en forma de volcán de nosotros, por ejemplo, si una persona me pisa el pie, esa respuesta inmediata e inconsciente qué proviene de nuestro tronco cerebral o cerebro reptiliano sería devolverle el pisotón, gritarle, o incluso sacar ese ladrillo que como decía el cuento hindú todos llevamos en el bolsillo y devolverle el daño que nos ha causado… Sería por simplificarlo ese refan de “ojo por ojo y diente por diente” que como decía el poeta “así el mundo quedará ciego”.

 

En cambio, la estrategia de responder es esa opción en la que una vez recibido el daño del pisotón, respiramos nuestro dolor gestionándolo y nos hacemos cargo de nuestra responsabilidad en esta situación, esto tal vez sea saber que hemos dejado nuestro valioso bien (el pie en nuestro ejemplo), muy cerca de una persona que no es cuidadosa…

Decidimos qué cambios y nuevas estrategias vamos a aplicar para que esto jamás vuelva a ocurrir, por ejemplo, cuando Pepito se acerque retiraré mi pierna porque sé que Pepito es un patoso y no mira donde pisa…

Y por último ya desde una calma y una solución le marcaré los límites oportunos a la persona que me ha causado ese dolor…

Esta es la estrategia que se enseña tanto los cursos de Coaching, PNL, inteligencia emocional, Biodesprogramación Evolutiva etcétera y que por propia experiencia puedo deciros que aumenta la paz interior, la calidad de vida y disminuyen los conflictos asociados a nuestras reacciones pues no hay efecto contrario a la energía que hemos activado.

Como decía Einstein toda acción tiene una reacción en sentido contrario y de la misma o mayor intensidad. O lo que es lo mismo si yo devuelvo el ojo por ojo ante un error de una persona yo seré el agresor y la persona volverá sus armas contra mí, tanto físicas como emocionales convirtiéndome yo en el maltratador o agresor para los zapatos y la visión de esa persona.

 

También existe una tercera opción o estrategia qué es aquella que se malinterpreto de las enseñanzas de Jesús de Nazaret, en la que interpretamos en mi opinión, erróneamente, que debíamos poner la otra mejilla para que nos volvieran a dar el guantazo. Tal vez no estáis de acuerdo conmigo, pero yo creo que Jesús que era un ser muy inteligente, lo que quiso decir es que debíamos responder, puesto que poner la otra mejilla nos lleva únicamente a convertirnos en víctimas de esas personas que tienen un gran sufrimiento interior y no lo saben gestionar, salvo liberándolo a través del cuerpo dolor cómo nos enseñó Edgar Tolle.

 

Bien hasta aquí la introducción sobre reaccionar y responder, ahora me gustaría haceros una reflexión y que vosotros la llevéis a vuestra vida sobre cómo funcionas tú en tu propia vida ante esta situación.

 

Más concretamente me gustaría hacer referencia a los conflictos, agresiones y situaciones peliagudas, dejémoslo ahí, que estamos viviendo en esta crisis dónde sentimos en muchas ocasiones que esos gobiernos que deberían protegernos son quienes nos reprimen, dónde esas grandes multinacionales intenta manipular y controlar nuestra vida y por qué no decirlo donde los poderosos se niegan a ceder el poder.

En estas situaciones es posible que como tantas y tantas personas te estes sintiendo agredido maltratado, puede que incluso humillado o sometido, es natural, querer responder, querer y como decía el Che Guevara “Mejor morir de pie antes que vivir arrodillado”, creo, que si estás sintiendo esto es licito, yo mismo he sentido esto en muchas ocasiones…

Esa reflexión que te invito a hacer no es hacia que vivas arrodillado, es hacia si estás pagando agresión con agresión, es hacia si estás entrando en esa energía de la lucha, la pelea… que tanto nos estamos esforzando por liberar de nuestras vidas y estructuras sociales o en cambio estás observando tu responsabilidad y desde tu poder interior y tu amor interior estás respondiendo con fuerza, firmeza y decisión en este cambio.

Estas entrando entrando en esa energia.

En mi opinión al igual que la de muchos grandes cada vez que reaccionamos enfadándonos, discutiendo o incluso manifestándonos de forma agresiva estamos entrando en esa energía, en esa vibración y hemos vuelto a caer en la trampa y ser partícipes y coceadores de eso que ya no queremos.

En cambio, si lideras tu metro cuadrado, si respondes desde tu fuerza y con una actitud de amor hacia ti mismo, estarás no solo recuperando el poder en tu vida sino además participando en la creación de estas nuevas formas de vivir, pues si te niegas a discutir, si te niegas a pelear y si te niegas aceptar esas agresiones, ese abusón ya no puede causarte daño ni posee ningún poder sobre ti…

 

Por ello te invito a no sentirte agredido, maltratado, ni traicionado por estas situaciones, te invito a evitar entrar en esa energía y darle más vida a través de tu emoción, te invito a dejar de alimentar, a dejar de echarle leña a este fuego para que por fin se extinga.

Te invito a responder.

 

Con fuerza, contundencia y decisión desde tu libre albedrío.

 

Ahí en mi opinión radica el verdadero cambio.

 

Citando a Joe Dispenza en ese post que he leído esta mañana las estructuras del viejo mundo ya se están cayendo únicamente debemos dejar de alimentar y de poner nuestra energía en la trampa…

“Vamos a ver muchos paradigmas comenzar a colapsar porque no pueden sostenerse por sí mismos”. Joe Dispenza

“En este momento, es muy importante no reaccionar con miedo porque es esa misma conciencia la que creó algunos de los paradigmas actuales. No podemos reaccionar con ira y frustración. Es la misma conciencia. Es la misma energía. Tenemos que movernos a una conciencia mayor y así es como nos uniremos.” Joe Dispenza

Recommended Posts

Dejar un comentario

Contacta

Haznos llegar tus dudas y consultas

¿No se puede leer? Cambiar texto captcha txt
0

Start typing and press Enter to search

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Send this to a friend